Ozonoterapia y hernias de disco

La Ozonoterapia y hernias de disco son un tema muy interesante la columna vertebral es el soporte central del cuerpo, constituida por las vértebras que se articulan entre sí mediante los discos intervertebrales y ligamentos que fijan la articulación, formando un eje firme pero flexible que sostiene el tronco y sus apéndices, proporcionando al mismo tiempo una cobertura protectora para la médula espinal.

Los discos intervertebrales están formados por una porción central gelatinosa (núcleo pulposo) rodeada por fibras de colágeno (anillo fibroso) con alto contenido de agua. La función del disco intervertebral consiste en permitir un movimiento armónico de la columna y, simultáneamente, servir de apoyo y distribuir las cargas durante el movimiento, disipando la fuerza compresiva aplicada a la misma por gravedad.

Al desplazarse fuera de su lugar, termina comprimiendo por cercanía anatómica la raíz nerviosa adyacente, generando la signo-sintomatología correspondiente; por compresión mecánica e irritación bioquímica de la misma.

La enfermedad del disco intervertebral (cervical-dorsal o lumbar), constituye una dolencia muy frecuente con alta prevalencia, siendo la tercera causa más frecuente de consulta médica luego de EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica, ejemplo: asma-enfisema) y enfermedad coronaria ateroesclerótica, ocasionando el 15% de todas las licencias por enfermedad y siendo el motivo más frecuente de incapacidad en personas menores de 45 años.

 

Protocolo de tratamiento ozonoterapia

Existen dos tipos de tratamiento con ozono para las hernias de disco:

Infiltraciones paravertebrales intramusculares regionales, según la ubicación del disco afectado. Consiste en la infiltración local intramuscular paravertebral de ozono, el que por difusión, y de acuerdo a las propiedades de los gases, llega y actúa sobre el disco comprometido.

Este procedimiento se efectúa en forma ambulatoria, en consultorio, una o dos veces por semana hasta cumplir diez a quince sesiones, de acuerdo a la evolución del paciente.

Discólisis percutánea con ozono: es la infiltración del gas ozono directamente en el disco intervertebral herniado, mediante la punción con aguja guiada por intensificador de imágenes. Este procedimiento se realiza en quirófano, con el paciente sedado y monitoreado por un médico anestesiólogo. Duración del mismo: 30-40 minutos. Posteriormente permanecerá internado por un lapso de 12 a 24 horas, de acuerdo a la evolución. Con restitución del paciente a sus tareas habituales a las 48 horas de efectuado el procedimiento.

La efectividad de ambos tratamientos es la misma, logrando en el 70-75% de los casos evitar la cirugía. La diferencia consiste en la rapidez en que se logra alcanzar el alivio de los síntomas; es decir, el mismo es prácticamente inmediato al efectuar discólisis percutánea; mientras que con el tratamiento de infiltraciones paravertebrales intramusculares, la mejoría completa puede sentirse luego de mes y medio a tres meses de tratamiento, de acuerdo a la frecuencia con que se realicen las aplicaciones.

 

Los efectos que produce la ozonoterapia sobre el disco herniado son:

  • Hiperoxigenación: aumenta la capacidad de la sangre de absorber y transportar oxígeno a todo el organismo mejorando la circulación y las funciones celulares en general.
  • Neutralizador de productos tóxicos que se liberan con la ruptura del núcleo pulposo y que producen inflamación del mismo.
  • Acelera la degradación de los poliglucósidos en el núcleo pulposo degenerado, lo que lleva a la reabsorción y deshidratación; con la consiguiente reducción del material herniado, responsable de la compresión nerviosa.
  • Elimina los mediadores químicos de la inflamación, ejemplo: histamina.
  • Es hidrofílico: produce la reducción del edema local (es decir arrastra, se lleva consigo el agua acumulada en la zona afectada).
  • Estimula el sistema linfático, encargado de eliminar los desechos del organismo.
  • Interfiere con la liberación de los péptidos nociceptivos, sustancias que participan en la sensación del dolor.
  • Produce cambios reológicos en los glóbulos rojos, estimulando la circulación sanguínea en la raíz nerviosa; interrumpiendo los mecanismos de isquemia e intoxicación ácida.

 

Precauciones

  • Usado en concentraciones adecuadas (medidas en micro-gramos) y teniendo en cuenta el peso del paciente (mcg/kg); carece de efectos adversos.
  • El ozono es una mezcla de oxígeno–ozono (0.05 % de ozono y 99.95 % de oxígeno), por lo que debe ser preparado con oxígeno puro sin mezcla de nitrógeno.
  • Los aparatos fabricados para uso médico deben emitir un nivel máximo tolerable de 0.05 % de ozono, según establece la FDA (Food and Drug Administración), ya que si supera estos niveles resulta irritante para el ser humano.
  • Sólo un profesional médico especializado puede aplicar ozonoterapia.

Bibliografía:

 

www.adelo.com.ar

www.tuespaldasana.com

CONTACTANOS 

CONTAMOS CON MÁS DE 15 AÑOS DE EXPERIENCIA. 

Leave a Comment